Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PRUEBA: Seat 850

Publicado en por tiempodeclasicos

850 6

VIRTUDES

  • Línea simpática y bastante original.
  • Buena capacidad de transporte de equipajes.
  • Prestaciones brillantes en conjunto.
  • Precio proporcionado a su clase.

DEFECTOS 

  • Pedales incómodos.
  • Ventilación escasa en la parte de atrás.
  • Accesibilidad deficiente del motor.
  • Sensible al viento lateral.

Cuando este nuevo coche fue presentado en Italia por la FIAT, se anunció que sería fabricado en dos versiones simultáneamente. «Normal» y «Super», con motores aptos para funcionar con gasolina normal y con supercarburante, respectivamente. El precio no variaba en ambos modelos, a pesar de que las prestaciones del «Super» serían —lógicamente— superiores.

En la actualidad, la FIAT produce el «850» en cinco versiones distintas: berlina «Normal», berlina «Super», berlina «Familiar», «Cupé» y «Cabriolet».

En España, la SEAT fabrica el modelo que corresponde al tipo «Super» italiano. Y tal como decimos en otra página de este número, tenemos noticia de que dentro de unos meses fabricará también el tipo «Cupé». Por ello, a continuación de estas pruebas en carretera del SEAT «850» berlina, publicamos las correspondientes al «850» Cupé, realizadas con el modelo FIAT, al objeto de que nuestros lectores conozcan perfectamente ambos coches y puedan pensar en que a la vuelta de unos meses podrán optar por uno u otro.

850 2ESTETICA

Línea bastante original sin convencer del todo el estilo y las proporciones. El aspecto del «850» es, en conjunto, agradable. Su línea es sencilla a la vez que original. Estos elogios no excluyen, sin embargo, algunos defectos. El frontal está especialmente logrado, con sus característicos faros de gran diámetro y con los adornos cromados. En el centro lleva el escudo de la Seat. La parte de atrás, donde está alojado el motor, es la más característica del «850». En el diseño truncado de la parte posterior se parece al Hillman «Imp» inglés. No convence demasiado la relación alto/ancho, porque da la impresión de ser más alto y estrecho, especialmente visto desde atrás. Respecto a la carrocería puede objetarse también que su parte superior — techo y montantes — no está del todo en armonía con el resto del coche. Son particularmente agradables los colores blanco, azul y rojo.

850 3CAPACIDAD DE TRANSPORTE, PERSONAS Y EQUIPAJES

Cuatro plazas bastante cómodas; suficiente espacio para equipajes. La carga útil declarada oficialmente por la Casa constructora es de 400 kilos. Esto significa, por lo tanto, cuatro personas y 120 kilos de equipaje, o bien cinco personas y 50 kilos de equipaje. Sin embargo, no es fácil que se pueda llegar normalmente a esta posibilidad, porque 120 kilos de equipaje ocupan en general un volumen superior a la capacidad del baúl (a no ser que se utilice el techo); en segundo lugar, porque el asiento posterior es de dimensiones insuficientes para tres adultos. Por lo tanto, podemos decir que el «850» puede transportar cómodamente cuatro personas, un niño y unos setenta kilos de equipaje.

El espacio disponible en los asientos delanteros queda notablemente reducido, en el sentido longitudinal, por el abultamiento que produce el paso de las ruedas. Satisfactorio el confort en sentido vertical, mientras que en el transversal se resiente de la limitada anchura del coche.

El asiento posterior es cómodo para dos personas, tanto en sentido longitudinal como transversal, aunque tal vez un poco escaso verticalmente.

La accesibilidad, buena en los asientos delanteros, puede considerarse satisfactoria también en los posteriores — tratándose de un coche de dos puertas— por la amplitud de las mismas y por la posibilidad de abatir los asientos delanteros.

Para el transporte de equipaje hay el baúl delantero, cuya tapa se abre en dirección contraria a la marcha, más seguro caso de abrirse yendo a gran velocidad, pero también menos accesible. Es bastante amplio (unos 170 dm3 de volumen) y de forma regular, por lo cual es más aprovechable para alojar las maletas. Está cubierto con una alfombra de goma.

La rueda de recambio está colocada perpendicularmente, contra la parte delantera, de modo que al sacarla no es necesario sacar el equipaje. Detrás del asiento posterior hay un espacio bastante amplio (aunque poco profundo) que puede servir también para llevar paquetes (la capacidad del mencionado espacio es de unos 60 dm3). Tiene el inconveniente de que, durante los largos viajes veraniegos, por efecto del calor transmitido por el motor y por los rayos solares a través del cristal posterior, el equipaje colocado allí se calienta.

Para quien desee utilizar plenamente tal espacio, aconsejamos la aplicación de un espejo retrovisor externo. También en el «850», como en el «600 D», es posible abatir el respaldo del asiento posterior; con ello se logra un notable plano de carga con una capacidad de unos 600 dm3, al que se puede añadir el espacio que queda en la repisa de la base del cristal posterior.

CONFORT DE CONDUCCION

Cómodo, volante bien emplazado, pedales algo incómodos. Para las personas de baja o mediana estatura (1'60 - 1'70 metros) el confort de conducción es bueno; por el contrario, para los altos (1'80 metros) la comodidad está un poco limitada por la excesiva proximidad de la rodilla derecha al volante, en general bien emplazado aunque algo se parado. Bien estudiadas su altura y la distancia al conductor. Esto permite una conducción cómoda en las distintas condiciones de empleo.

El abultamiento para el paso de las ruedas delanteras (guardabarro), impide colocar cómodamente la pierna izquierda y actuar con desenvoltura en el pedal correspondiente.

MANDOS

Funcionales en conjunto, excepción hecha de los pedales. Falta el acelerador de mano. Excepción hecha de los pedales, todos los mandos son funcionales. El volante de dos radios, ligeramente a cáliz, es muy manejable.

En el centro lleva el pulsador de la bocina; a la izquierda el par de palancas para el indicador de dirección (con retorno automático al enderezar las ruedas) y la de regulación de faros que, aún sin encender las luces y empujando la palanca, sirve para la intermitencia con los mismos. En la barra de la dirección está la llave de contacto y puesta en marcha.

En el centro, entre los dos asientos, se hallan la palanca del cambio, el freno de mano y el starter o enriquecedor de la mezcla para el arranque en tiempo frío. En el tablier, a la izquierda, los tres interruptores (encendido de faros, limpiaparabrisas e iluminación cuadro instrumentos); debajo está el mando (pulsador de goma) del lavacristales.

Cómodos también los tres mandos del sistema de ventilación y calefacción: palanquita apertura toma de aire anterior, puesta en marcha de la calefacción y, en el centro, el interruptor del ventilador eléctrico.

Los pedales presentan el inconveniente de estar desplazados a la derecha y la separación entre sí limitada por el abultamiento de la rueda. Embrague y freno de pie son de tipo colgante. El acelerador es de plancha, no revestida de goma. Acelerador y freno no están alineados entre sí, por lo que la maniobra de «punta y tacón» se efectúa con dificultad. Falta el acelerador de mano, deficiencia inexplicable.

INSTRUMENTACION

Agrupada y bien visible falta el termómetro del agua; tolerancias excesivas en el cuentavelocidades. Sencilla en su diseño y agrupada en un cuadro único, es bien visible aún en condiciones de poca luz. La parte superior está protegida por una visera antireflectante. Las indicaciones del cuentavelocidades son por el sistema de aguja.

En la parte superior, la instrumentación lleva la escala de velocidades, con los límites para las tres marchas inferiores.

A la izquierda se halla el indicador del nivel de carburante (con indicador luminoso de «reserva», que se enciende cuando en el depósito quedan de 4 a 5'5 litros); en el centro, el indicador luminoso de dirección y el cuentakilómetros totalizador; a la derecha, el indicador luminoso de la temperatura del agua en el motor.

La parte inferior lleva cuatro indicadores luminosos: el de presión del aceite, el de la dínamo, el de las luces de ciudad y el de alumbrado intensivo.

No lleva un verdadero termómetro del agua y las tolerancias al cuentavelocidades son excesivas.

En el «850» el cuadro de instrumentos es a circuito estampado.

850 7VISIBILIDAD

Buena hacia adelante, pero no tan buena hacia atrás. En conjunto, la visibilidad hacia adelante es buena. El conductor ve perfectamente la carretera ante sí; hacia los lados, los montantes laterales limitan un poco la visibilidad. Como en casi todos los coches pequeños la visibilidad hacia arriba es bastante reducida, al igual que hacia atrás, que resulta restringida (en anchura y profundidad), y no por culpa del cristal posterior (de amplia dimensión) sino por el espejo retrovisor.

El tablier, totalmente recubierto de plástico negro, elimina los reflejos en el parabrisas. Buena la visibilidad de maniobra hacia adelante y a los lados, pero escasa hacia atrás (el conductor que mira a través del cristal posterior no ve el extremo del coche, y por lo tanto no puede apreciar exactamente el tamaño); afortunadamente, las puertas se abren en el buen sentido, lo que permite sacar la cabeza para ver bien, abriendo un poco la puerta de la izquierda. Buena la cadencia de funcionamiento del limpiaparabrisas, aunque resultaría más eficiente si tuviese las escobillas un poco más largas. La visibilidad nocturna es buena, dado el diámetro de los faros. Las variaciones del campo iluminado, entre el mínimo y el máximo de carga, pueden considerarse bastante satisfactorias.

ESTANQUEIDAD

Leves infiltraciones a través de los deflectores, y también un poco a través de una puerta y por las rejillas sobre el motor. Durante la prueba hemos observado leves infiltraciones por la parte superior de la puerta derecha y por la rejilla sobre el motor. Estas últimas se han producido estando parado el coche, pero al ponerlo en marcha no han dificultado el funcionamiento del motor. Sometido el coche a la prueba del túnel de agua (15 minutos de duración y a 15 atmósferas de presión) se observaron infiltraciones a través de los deflectores.

SEGURIDAD

Entendemos por seguridad el conjunto de medidas —interior y exteriormente— adoptadas por el constructor para que, en caso de accidente, las posibles victimas o los ocupantes del vehículo sufran el menor daño posible. Tales medidas (llamadas «precauciones pasivas») no deberían ser olvidadas por ningún constructor, y por ello hemos creído conveniente poner de relieve la atención que algunos fabricantes dedican a tema tan importante. Hemos de precisar, además, que la «seguridad» no tiene relación alguna con la «solidez», requisito este último evaluable con medios distintos de los que usamos normalmente.

Entre los coches de su clase, el «850» ha sido el primero que demuestra haber tenido en cuenta los varios elementos de la seguridad. Exteriormente hay que alabar su forma casi desprovista de elementos salientes, salvo los espolones de goma de los parachoques. En el interior no hay ningún elemento potencialmente negativo; y, aunque el cuadro de instrumentos no está encastrado, es completamente liso. Hay que hacer notar las fijaciones para los cinturones de seguridad, la feliz posición de la empuñadura del freno de mano y de las manecillas de las puertas, las agarraderas para los pasajeros — colocadas horizontalmente — y la total ausencia de salientes en el techo, lo que es ciertamente una nota favorable.

El “850” lleva las fijaciones para los cinturones de seguridad tanto en los asientos anteriores como en los de atrás. Los tornillos de fijación sobre e! túnel y sobre el piso van recubiertos por alfombras de goma, mientras que en los laterales van protegidos por una tapa. Los cinturones de los asientos delanteros son de tipo doble: a bandolera y abdominales y los posteriores son sólo a bandolera.

850 4ACCESORIOS

Dotación buena en conjunto; único defecto, la imposibilidad de abrir las ventanillas laterales de atrás.

Encima del parabrisas hay dos aletas parasol, acolchadas, utilizables sólo frontalmente. En su parte central, arriba, está el espejo retrovisor que lleva incorporada luz de iluminación interior del coche (encendido mediante interruptor o automáticamente, al abrir las puertas); este espejo no lleva, sin embargo, dispositivo antideslumbrante.

Sobre la puerta de la derecha, arriba, hay una cómoda agarradera para el pasajero de delante. El coche está dotado de un buen sistema de aireación y calefacción. Detalle importante de dicho sistema es la entrada del aire, que tiene lugar a través de una doble rejilla colocada en la base del parabrisas. Gracias a ello el aire que entra en el «850» lleva menos polvo y no resulta impregnado por los gases de escape de los coches que le preceden. Sobre el tablier lleva dos bocas por donde sale el aire, a chorro orientable, que sirven a la vez para desempañar el parabrisas.

El único y gran inconveniente de este sistema es la falta de una salida para el aire en la parte posterior del coche, que favorecería la ventilación del mismo, sobre todo en verano.

En el centro del tablier hay un cenicero; debajo, a los lados, hay una bandeja portaobjetos que sería más útil si fuese más honda y tuviera los bordes levantados, para evitar que caigan los objetos durante la marcha. Para guardar mapas, documentación y manual, las puertas llevan amplios bolsillos. Detrás, a los lados, hay dos ceniceros y arriba dos agarraderas provistas de ganchos cuelga ropa.

CONSERVÁCION

Simplificado en muchos operaciones, pero difícil el acceso al motor. Las operaciones normales de conservación se efectúan con facilidad; nos referimos a la comprobación del nivel del aceite del motor y a su rellenado. Gracias al circuito de refrigeración precintado no es necesario comprobar el nivel del agua en el radiador ni poner anticongelante. También el rellenado del líquido para el lavacristales y la reposición de carburante se efectúan con facilidad.

La conservación de este coche es cómoda y el engrase queda limitado al mínimum. Por el contrario, las operaciones normales de conservación en el motor (filtro de aire, bujías, distribuidor, carburador, etc.) resultan difíciles porque el motor está demasiado escondido y con poca apertura la tapa del cofre motor; para una mayor accesibilidad hay que sacar la plancha donde va colocada la placa de matrícula trasera, quitando 4 tornillos y aflojando dos tuercas. No se comprende porque no se ha hecho la tapa del cofre motor y la referida plancha, donde va la placa porta-matrícula, en una sola pieza.

En el sistema eléctrico es buena la accesibilidad a la caja de fusibles (bajo el tablier, a la izquierda); las dificultades para la conservación de las luces de atrás son las normales, y mediocre el acceso a la batería, colocada bajo el plano del portaequipajes delantero.

Entre las herramientas que se entregan de serie, faltan los alicates universales.

ACABADO

Bueno en el exterior, algo menos en el interior. El acabado exterior del coche es bueno y proporcionado al precio y clase del mismo; esto se aprecia en la pintura y sobre todo en algunos detalles, como las manecillas de las puertas (bastante robustas y cromadas) y los parachoques (discretamente robustos y provistos de topes de goma).

El único detalle externo del coche criticable es la palanquita (pintada) para la apertura de la tapa capó del motor; de haberla puesto en el interior del vehículo, además de respetar las exigencias estéticas, hubiera tenido también la función anti-robo, dada la colocación interior del tapón del depósito de carburante.

El acabado interior, en el coche que hemos probado, uno de los primeros construidos, no es del todo satisfactorio, pero estamos convencidos de que estos defectos desaparecerán con el normal desarrollo de la producción en serie.

DIRECCION

Vueltas del volante para un giro completo: 3 y 3/4.

Diámetro del volante: 40 cm.

Diámetro de giro: 8'9.

Diámetro de giro respecto al punto más saliente del coche: a lo izquierda 9'50 metros, a la derecha 9'60 m.

El punto más saliente del coche corresponde al ángulo anterior de lo carrocería.

COMPORTAMIENTO EN CARRETERA

Hablaremos ahora del comportamiento del Seat «850», refiriéndonos sólo al empleo del mismo en carretera y circulando por trayectos llanos.

La velocidad máxima según el constructor es de unos 125 km/h, valor que hemos podido comprobar se ajusta a la realidad, puesto que hemos logrado los 125'858 km/h, muy interesante para un coche de esta cilindrada que permite obtener en carretera libre buenos promedios.

El reprís, sin el uso del cambio, se ha mostrado suficiente, aunque se nota sensiblemente la influencia de la carga transportada. La estabilidad de marcha es buena, incluso a gran velocidad, y el comportamiento en curva es prácticamente «neutro» y, por lo tanto, bueno. En recta y a mínima carga el coche es sensible al viento lateral.

En recorridos mixtos se aprecia, además de la buena estabilidad, la notable cualidad del motor para soportar fácilmente el exceso de revoluciones. Según el constructor, la velocidad máxima alcanzada en «3.ª» es de 85 kilómetros/hora, pero en la práctica es posible lograr, en caso necesario, los 100 km/h.

En carreteras tortuosas, recorridas a gran velocidad, el comportamiento en curva acusa ligeros efectos de desplazamiento lateral posterior, pero fácilmente corregibles mediante la dirección.

Veamos el consumo. Según el constructor es de 6 litros/100 km, lo que significa que con un litro de gasolina se pueden recorrer 16- 17 km. En la práctica, hemos observado que el consumo variaba desde un mínimo de 5'5 litros/100 km (18 km/litro) a un máximo de 10 litros/100 km (10 km/litro). Téngase en cuenta que el coche iba a media carga y a 80 km/h de media, cuando se hizo la prueba para el consumo mínimo, que en cambio para la prueba de máxima el coche iba prácticamente a toda carga y circulando sobre trayectos mixtos. Dado este consumo y siendo la capacidad del depósito de gasolina de 30 litros, la autonomía del «850» oscila entre los 280 y los 540 kilómetros.

Confort de marcha. Las características de la suspensión y de los asientos aseguran un confort de marcha suficiente, aunque sobre firme ondulado, el coche repite a veces el característico «cabeceo» del «600», al que también recuerda en la ruidosidad.

Frenado. En las distintas condiciones de uso se ha mostrado eficiente, bien repartido, con esfuerzo al pedal no excesivo (de 33 a 44 kg) y bien graduable al mismo tiempo.

850 1MARCHA EN CARRETERA DE MONTAÑA

Las pendientes máximas superables según el constructor, y de acuerdo con la marcha introducida, son los siguientes: en 1.ª=31 %; en 2.ª= 17 %; en 3.ª=10 %; en 4.ª = 6 % y MA=31 %.

Estas pendientes han sido recorridas con coche a media carga, circunstancia que creemos oportuno indicar, porque el «850», al igual que los demás coches de pequeña cilindrada, acusa claramente las condiciones de la carga en las subidas.

En los recorridos montañosos, el «850» resulta favorecido por sus reducidas dimensiones, su buena maniobrabilidad, cualidades de estabilidad, cambio totalmente sincronizado y la facilidad del motor para soportar el «exceso de revoluciones».

La 1.ª más bien corta, puede llegar hasta los 40 km/h efectivos, y la 2.ª hasta los 75 km/h , a pesar de que el constructor da como límites en las citadas marchas 30 y 55 km/h. respectivamente. Ya hemos dicho antes que en 3.ª puede llegar hasta los 100 km/h , frente a los 85 que declara el constructor.

La dirección, quizás demasiado desmultiplicada, exige casi 4 vueltas del volante para el giro completo, y como el «retorno» (o sea, el realineado automático de las ruedas después de una curva) tiene cualidades modestas, este coche no permite una marcha rápida por carreteras de montaña.

Los frenos, sometidos a un continuo y fuerte uso, han mostrado sólo algún pequeño síntoma de desajuste y ligeros silbidos en los tambores de las ruedas de delante.

MARCHA EN CIUDAD

El «850» es sumamente agradable para circular en ciudad, dadas sus reducidas dimensiones, maniobrabilidad y motor bastante «enérgico» al que favorece el cambio sincronizado incluso en la 1.ª marcha, asegurando una marcha fácil, aun cuando el tráfico sea intenso, en especial si se sabe utilizar bien el cambio.

Naturalmente, una marcha de este tipo implica un aumento sensible del consumo, que pasa de un mínimo de 9 litros/100 km (12 km/litro) a un máximo de 11 litros/100 km (9 km/litro) lo que le da una autonomía al «850» que oscila entre los 240 y los 360 km. La dirección resulta, al igual que en recorridos montañosos, demasiado desmultiplicada y con poco «retorno», mientras que los frenos son satisfactorios, al igual que el embrague, que exige poco esfuerzo, aunque su acoplamiento sea poco preciso.

LA TECNICA

En conjunto, la «arquitectura» del «850» es semejante a la del «600-D»: carrocería tipo berlina de dos puertas, estructura portante con motor posterior de cuatro cilindros en línea refrigerado por agua, y suspensión independiente en las cuatro ruedas.

Pero analizando cada uno de los elementos de su mecánica se halla notable diferencia entre ambos coches.

850-5.jpgMOTOR

Del tipo llamado «plano», es decir, con diámetro superior a la carrera.

Circuito de lubrificación con filtro de acción centrífuga y cartucho filtrante en derivación con el circuito principal.

Circuito de refrigeración precintado y con termostato.

Depósito de gasolina colocado tras el asiento posterior.

TRANSMISION

Embrague monodisco en seco con acoplamiento elástico.

Cambio de velocidades totalmente sincronizadas y caja de la transmisión en hierro fundido.

SUSPENSION

Tren delantero: de ruedas independientes con amortiguadores hidráulicos telescópicos y ballesta transversal fijada a la carrocería y unida en sus extremos a los montantes de mangueta.

Tren posterior: de ruedas independientes con muelles helicoidales y brazos oscilantes, amortiguadores hidráulicos telescópicos y barra estabilizadora transversal unida a los brazos.

FRENOS

De tambor, accionados hidráulicamente por bomba de pistón y cilindros de doble émbolo.

PRINCIPALES CÁRACTERISTICAS FACILITADAS POR EL CONSTRUCTOR

Motor: 4 cilindros en línea, 65 mm. de diámetro, 63'5 mm. de carrera, 843 cc. de cilindrada. Relación de compresión, 8'8: 1. Potencia máxima, 37 CV (DIN) a 5.100 r.p.m. y 42 CV (SAE) a 5.300 r.p.m. Potencia específica, 44 CV/litro (DIN) y 49'8 CV/litro (SAE). Potencia fiscal, 7 CV. Par motriz, 5'6 kgm (DIN) y 6,1 kgm (SAE) a 3.500 r.p.m. Carburador Bressel 30 ICF- 1 invertido. Potencia específica, 40,3 CV/litro (SAE). Válvulas en cabeza, varillas y balancines. Árbol de levas lateral (cadena). Lubrificación forzada, filtro centrífugo de aceite. Capacidad del circuito, 3,50 litros. Filtro de aire a seco. Bomba de gasolina mecánica. Bujías Firestone F 27 L. Instalación eléctrica de 12 V, dínamo 230-320 W, batería de 36 Amp./h. Refrigeración por agua a circulación forzada y regulado por termostato, circuito precintado. Capacidad del circuito: 6 litros.

Transmisión: motor posterior, tracción posterior. Embrague monodisco en seco. Cambio de 4 velocidades, todas sincronizadas. Relación entre engranajes: I) 3,636; II) 2,055; III) 1,409; IV) 0,963, y MA) 3,615. Mando a palanca central. Par cónico hipoide. Relación al puente: 4,625:1 (8/37). Neumáticos: 5,50-12.

Carrocería: portante, berlina 2 puertas. 4-5 plazas. Tren delantero a ruedas independientes, tirantes triangulares superiores y ballesta transversal inferior. Tren posterior a ruedas independientes, tirantes triangulares, muelles helicoidales. Amortiguadores hidráulicos telescópicos y barras transversales estabilizadoras delante y atrás. Frenos hidráulicos o pedal, con 432 cm .2 de superficie total frenante, y freno de mano sobre las ruedas posteriores. Dirección o tornillo y sector. Capacidad del depósito de carburante: 30 litros (reserva: 4-5'5 litros).

Dimensiones y peso: largo, 3,575 m.; ancho, 1,425 m.; altura, 1,385 m.; paso, 2,027 m.; ancho de vía anterior, 1,146 m. y posterior, 1,211 m. Diámetro de giro, 8,90 m. Peso: en vacío, 645 kg.; en orden de marcha, 670 kg.; a plena carga, 1.070 kg.

 

Fuente: CUATRORUEDAS Nº 28, 1 de Abril de 1966.

Comentar este post