Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PRUEBA: Siata Patricia

Publicado en por tiempodeclasicos

Patricia 3

Mujer, verano, playa, moda y coche: un cóctel explosivo para la temporada estival. El sol broncea los cuerpos y descapota los autos. Junto a los modelos de bikinis y botas, y algún conjunto playero a base de minishorts, les presentamos a «Patricia», la última belleza de Siata que tan gran aceptación tiene en los complejos turísticos de la costa.

A «Patricia» podríamos denominarla como un «todoventanas» en el que nueve personas pueden acomodarse fácilmente para sus desplazamientos.

Estudiemos un poco el cochecito: como en sus otros hermanos de la misma marca, su técnica está basada en el Seat «600», diferenciándose únicamente de éste en que la transformación de piñón y corona del motor le dan un desarrollo de mayor potencia que presenta la contrapartida de reducir la velocidad punta. Equipa, pues, un motor de 750 cc que da 32 CV (SAE).

Patricia-1.jpg

Posee cuatro velocidades y marcha atrás y su consumo se cifra entre los 6,5 y los 7 litros a los 100 kilómetros. ¿Quieren saber el precio? 159.300 pesetas, que, aunque puede resultar elevado, también hay que tener en cuenta el uso al que va destinado. Ya lo sabe: el «Patricia» no se fabrica en serie, sino que en la factoríaa de Barcelona se atienden los pedidos por encargo especial.

Con el verano la utilidad del «Patricia» resplandece y no es aventurado decir que quizá sea el vehículo de moda en las costas mediterráneas. Por eso, precisamente por eso, hemos colocado junto al playero automóvil el ramillete de bellas muchachas vestidas con frescos bikinis y calzadas con botas de dudoso porte veraniego.

Pero así es la moda. A la que hoy presentamos la podríamos denominar moda china. ¿Recuerdan el agridulce de la comida oriental? Pues por eso. Claro que, si españolizáramos el término, podríamos llamarla «de cal y arena».

Mujer, verano, moda, playa y «Patricia». Verdaderamente, un cóctel explosivo.

Patricia-2.jpg 

Fuente: CUATRORUEDAS nº 92, Agosto 1971.

Comentar este post