Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PRUEBA: Seat 124 D 1600

Publicado en por tiempodeclasicos

124-1600-1.jpg

Con la desaparición de la gama 1430 desaparecieron también de los concesionarios los popularísimos FU, tanto 1600 como 1800. Dada la gran aceptación que en su día tuvieron estos vehículos, Seat decidió continuar la tradición alojando las mecánicas 1800 en la carrocería de los ahora sustituidos 124; así nació el FL-80.

El paso dado por la firma tuvo resonancia en el usuario, pero...faltaba algo, faltaba precisamente el 1600. Un 1600 que, sin llegar a ser una bomba, sí era pedido por un amplio sector del público.

Hace unos meses que se especulaba con la posibilidad de que efectivamente, el vehículo se lanzara al mercado. Ahora la especulación se ha hecho palpable realidad en el FL 40/45 (tal es la denominación de origen), un Seat 124D 1600. El vehículo se produce en las factorías que la marca tiene en Pamplona.

Con la aparición del FL 40/45 asistimos a un cierto renacimiento de los FU. Un renacimiento que, sin duda, es de gran interés; máxime si tenemos en cuenta que ambos (1600 y 1800) van equipados con cajas de 5 marchas. Por otro lado, dentro de breve tiempo estará también en la calle una tercera versión denominada FL-82, que aparte de otras mejoras, dispondrá de dirección de cremallera, lo que le convertirá en un vehículo definitivamente apetecible.

Una carrocería totalmente clásica con tres cuerpos perfectamente diferenciados para alojamiento del propulsor, habitáculo de ocupantes y una parte trasera para el maletero. Desde luego, el vehículo no «choca» precisamente a la vista por su aspecto exterior, salvo por su agresivo color rojo y, fijándose más, por el anagrama trasero que especifica la cilindrada. De todas formas, bien sea por las llantas o quizá también por una personal predisposición, el coche tiene «algo» que le diferencia de sus «hermanos» de marca. Aun sin aportar nada nuevo, respecto a los 1430, su línea de carrocería es mucho más recogida, sin aristas, le da un aspecto (si cabe) un poco modernizado, también acrecentado por las dimensiones de los grupos ópticos, tanto delanteros como traseros. De todas formas, esto es común a todos los modelos de la gama 124. Personalmente pensamos que también es ciertamente atractiva la total ausencia de embellecedores, sobre todo laterales, lo que contribuye a dar al modelo un cierto aspecto deportivo.

El interior tampoco aporta nada nuevo, un cuadro completo en lo que a instrumentos de control se refiere con un bonito acabado en negro, aunque el diseño no sea precisamente de lo más moderno, tiene a su favor que los dos relojes centrales (velocímetro y cuentavueltas) son de grandes dimensiones y buena lectura. Un volante de excesivas dimensiones, pero ello tiene, como veremos, su explicación.

Sin duda se echan en falta ciertos detalles que se podrían haber incorporado, que acaba de ser puesto en la calle, aunque sus reminiscencias sean ancestrales, Así por ejemplo, no estaría de más un sistema de lavaparabrisas eléctrico, que ya montan modelos de muy inferior categoría del que nos ocupa, y también sería interesante el «warning» de encendido simultáneo de todos los intermitentes. Un detalle que puede parecer superfluo (desde luego, todavía no es obligatorio en España), pero que se torna extremadamente útil en situaciones de emergencia. Hubieran sido pequeñas mejoras de modernización que el usuario agradece. Naturalmente que él mismo las puede adoptar personalmente, pero ello incrementará su desembolso, lo que a nadie gusta demasiado.

Por lo que se refiere a la mecánica, se ha adoptado el ya suficientemente conocido propulsor de doble árbol de levas en culata, con una cilindrada de 1.592 c.c., cuya potencia asciende a 90 CV (DIN) a 5.800 r.p,m. La relación de compresión es de 8,5 : 1.

Hasta aquí todo igual, nada realmente novedoso. Entonces... ¿cuál es la novedad? ¿Qué tiene de interés? Pues, sin duda, la caja de cinco marchas que siempre fue añorada en los FU y nunca adoptada en ellos. Un paso adelante que -todo hay que decirlo- ha tardado en llegar, pero, de todas formas, bien venido sea. La caja que se adopta es la clásica y conocida de los Seat. No vamos a extendernos innecesariamente en sus desarrollos, puesto que pueden ustedes consultarlos en la ficha técnica.

Si ésta es la auténtica novedad, no podemos olvidar tampoco un segundo aspecto, que es la adopción del puente trasero de los 131, lo que trae como consecuencia un sistema mixto de frenos, es decir, disco en el tren delantero y tambor en el trasero. Es de resaltar que, de ahora en adelante, toda la arna de los 124 montará este tipo de puente. Esta solución mixta se está volviendo a adoptar últimamente en gran parte de turismos. Personalmente, preferimos (sobre todo para coches de brillantes prestaciones) el disco en las cuatro ruedas, aunque el mixto tampoco carece de eficacia.

Dejando aparte el aspecto puramente técnico, la citada medida de adopción del puente trasero es muy interesante en el sentido de unificación de la gama de recambios, lo que siempre es un punto en favor del usuario.

Las llantas son Iguales que las del FL-80, de cinco pulgadas y media. con neumáticos de 155.

En marcha ...

124-1600-2.jpg

Una vez sentados al volante, la sensación es de que estamos en un simple 124: cuando accionamos la llave de contacto, cambiaremos de parecer. Los asientos son cómodos y el respaldo quizá es un poco más alto que en los anteriores lo que, sin duda, es un punto a favor. También es de destacar que éste (el respaldo) sujeta bien la espalda en los desplazamientos laterales. Los reposacabezas son regulables y de generosas dimensiones, con lo que cumplen perfectamente con su función protectora. Desde luego, se podía haber corregido (ya tendría que haberse solucionado hace tiempo) el defecto de las guías. A los pocos días de uso, en cada acelerón y en cada frenazo se produce un desagradable «baile» de los ocupantes. La banqueta sigue siendo corta. Un punto favorable, los cinturones de inercia (autoenrrollables).

La postura de conducción es buena, pero por lo menos en la unidad que nos tocó, era imposible (o muy difícil) realizar el «punta-tacón», puesto que el pedal de freno bajaba en exceso. Ya que estamos con los frenos, sigamos diciendo que, tal como antes apuntábamos, no nos ha gustado demasiado el sistema de tambor trasero. Repetimos que podía tratarse sólo de nuestra unidad, pero los encontramos insuficientes. Sobre todo, faltos de progresividad, es decir, en un primer momento parece que el coche no frenará e inmediatamente bloquea de forma demasiado brusca, lo que resulta desagradable en ciudad, donde las frenadas imprevistas siempre son frecuentes. De todas formas, esto podría paliarse con unas pastillas y un líquido más adecuados,

Como ya decimos, el motor es conocido desde hace ya varios años, pero no por ello deja de ser interesante en lo que se refiere a sus prestaciones. Es una delicia conducirlo, máxime si tenemos en cuenta la caja de cinco marchas, la cual, de todas formas, presenta una pequeña imprecisión sobre todo cuando queremos poner cuarta rápidamente, aunque, por otro lado, sólo es cuestión de concentrarse un poco y accionar perfectamente a fondo el embrague. La quinta está bastante cerrada y es muy cómoda, sobre todo en desplazamientos por autopista o recorridos poco virados. 

Una lástima que la dirección siga siendo de tornillo (es una de las cosas que está previsto cambiar como ya apuntamos), puesto que sigue con sus problemas de dureza -sobre todo en parado- y poca rapidez de retorno. Bien es verdad que esto podría ser corregido cambiando las cotas de reglaje, pero con ello, se tornaría mucho más dura aunque también mucho más efectiva. Este es precisamente el motivo del gran diámetro del volante. También es de resaltar que el pulsador del claxon termina, en sus extremos, en aristas vivas que son molestas y pueden incluso ser peligrosas.

Por lo que se refiere a su comportamiento rutero, la estabilidad es buena con un marcado carácter sobrevirador, esto contando con que pongamos unas adecuadas presiones en las ruedas delanteras. No cabe duda que es un vehículo que debe llevar la presión delantera un tanto elevada, puesto que, de no ser así, los sustos que nos podremos llevar por pérdida de adherencia en el tren delantero son... mayúsculos. Su tendencia, con presiones inadecuadas, es a clavar excesivamente el morro, lo que irremisiblemente nos desplazará fuera de la curva, Naturalmente se trata de peculiaridades que todos los vehículos presentan. Personalmente, encontramos un coche extremadamente divertido y efectivo de conducir. Naturalmente se trata, un poco, del coche para el «conocedor», el coche para el usuario que sin exigir un excesivo confort, sabe apreciar el «ronroneo» de su escape y las fulgurantes aceleraciones que puede obtener con su pie derecho.

No mucho más queda por decir, salvo que también monta un ventilador de marcha continua (no electroventilador), puesto que las mayores dimensiones de los propulsores bialberos, no lo permite,

En resumen, como decimos, un modelo ciertamente interesante con el que Seat accede a las peticiones de muchos de sus usuarios.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

MOTOR 

Cuatro cilindros en línea. Doble árbol de levas en culata.

Posición 

Delantera longitudinal.

Cilindrada

1.592 cc.

Potencia Máxima

90 CV. (DIN) a 5.800 r.p.m.

Par Máximo 

12,5 mkg. a 3.600 r.p.m.

Relac. Compresión

8,5 : 1.

TRANSMISION 

Propulsión trasera.

Caja de Cambios

Cinco velocidades todas sincronizadas y marcha atrás.

Relaciones de Cambio

1.ª 36,667:1            2.ª 2,100:1            3.ª 1.36:1

 

4.ª 1: 1            5.ª 0,881:1

Grupo Cónico  

10/41.

Embrague  

Monodisco en seco.

FRENOS

Sistema mixto. Disco delantero y Tambor trasero.

 

Doble circuito Independiente.

DIRECCION

Tornillo sin fin. Relación 1/16,4.

 

Vueltas de volante de topo a tope 2 3/4.

SUSPENSION

 

Delantera

Independiente. Brazos oscilantes, muelles helicoidales, amortiguadores hidráulicos y barra estabilizadora.

Trasera 

Puente rígido. Cuatro barras de anclaje, barra transversal. Muelles helicoidales y amortiguado-res hidráulicos. Barra estabilizadora.

DIMENSIONES

 

Largo

4,042 m.

Ancho

1.611 m.

Alto

1,420 m.

Vía Delantera

1,330 m.

Vía Trasera  

1,300 m.

PESO

960 Kgs. Total cargado 1.360 Kgs.

Volumen Maletero

385 dm3.

Depósito Gasolina

39 litros.

PRESTACIONES

 

0 a 100 Km/h.

12".

1.000 m. salida parada

34".

40 a 100 Km/h.

20".

60 a 120 Km/h.

23".

Velocidad Máxima

170 Km/h.

 

Fuente: MOTORAUTO Nº16, Febrero de 1978.

Texto: Javier Fernández.

 

Comentar este post