Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PRUEBA: Seat 127 Comercial

Publicado en por tiempodeclasicos

Seat 127 Comercial 2

La innegable recesión que este año ha podido registrarse en lo que atañe a transacciones comerciales de todo tipo no ha dejado indemne a la industria del automóvil, que se ha visto en la precisión de defenderse con sus mejores armas del peligroso golpe económico que supondría un excesivo descenso en las ventas más allá de límites previsibles y calculados.

La diversificación, desde luego, puede ser una de esas eficaces armas frente a una contracción de la demanda, y este es el matiz que viene a envolver al debut comercial del nuevo Seat 127 Comercial, valga la redundancia. No vamos a descubrir ahora las razones de una aceptación masiva del pequeño Seat por parte del público, y a no dudar que esta nueva variante vendrá a cubrir un sector específico del mercado que la esperaba, que la echaba en falta.

El 127 Comercial viene a aparecer en un momento en que se ha agudizado al máximo el problema del pequeño transporte, por obvios problemas de densidad de tráfico, sobre todo en las zonas más activas comercialmente de las ciudades. Es evidente la conveniencia, para numerosas empresas, tiendas y cualquier tipo de negocio, de poder contar con un vehículo de tamaño reducido, con buena capacidad de carga en peso y volumen, precio de adquisición razonable, recambios de precio accesible y fácil disponibilidad, mantenimiento sencillo y consumo reducido. Todo esto puede ser cumplido por el 127 Comercial, tanto por las virtudes intrínsecas de la versión de la que se deriva, como por el hecho de basarse precisamente en un modelo superpopular del que, en la conjunción de sus tres anteriores variantes de dos, tres y cuatro puertas, se han producido ya nada menos que trescientos mil ejemplares, que han podido demostrar ampliamente su robustez general y la polivalencia de su mecánica y estructura para los más variados empleos.

Su base más directa es lógicamente la ya conocida versión tres puertas del 127, con el amplio y útil acceso posterior a la zona de carga. En este caso, la generosa plataforma, de 121 por 150 centímetros de base absolutamente plana, determina un volumen total de 1.425 decímetros cúbicos. En cuanto al peso, y aparte del conductor y un acompañante, se cuenta con un margen restante de 300 kilogramos, más que suficiente para transporte de paquetería.

Indudablemente, uno de los factores que vienen a permitir una disposición tan útil del habitáculo y espacio para carga, es la situación transversal de su motor delantero, cuyos cuatro cilindros atravesados de rueda a rueda, con la transmisión por debajo, deja un 80 por 100 del volumen total del coche disponible como espacio para los ocupantes y objetos transportados.Seat-127-Comercial-1.jpg

El motor, ya sobradamente conocido, con sus 903 c. c., 65 por 68 mm. de diámetro y carrera y 9 a 1 de relación de compresión, proporciona 52 CV. SAE (47 DIN) a 6.200 r. p. m., mientras que su par máximo se establece en 6,3 mkg. a 3.500 vueltas. La transmisión incluye igualmente las usuales relaciones de cambio, sincronizadas según sistema Porsche, que combinan un conveniente escalonamiento: primera, 3,636; segunda, 2,056; tercera, 1,348; cuarta, 0,963. Las excelentes características de vivacidad del motor, unidas a un desarrollo final muy bien estudiado, que resulta un excelente compromiso entre un nervio conveniente y una suficiente velocidad máxima, hacen que en cuarta puedan superarse pendientes de hasta un 6 por 100 a plena carga. Las marchas intermedias proporcionan igualmente unas sorprendentes cifras de capacidad de ascensión (10 por 100 la tercera y 17 la segunda), mientras que la primera y la marcha atrás permiten "escalar" rampas de hasta un 32 por 100. Consecuentemente, las velocidades máximas alcanzables en cada marcha se escalonan en 40 kilómetros por hora para la primera, 70 para la segunda y 105 para la tercera, resultando esta última particularmente útil para los adelantamientos comprometidos.

La firme estabilidad y proverbial agarre del 127, sin sacrificar una conveniente comodidad, se derivan naturalmente de la suspensión independiente a las cuatro ruedas, con conjuntos Mac Pherson delanteros y una ballesta transversal posterior que combina el efecto estabilizador antibalanceo con la función de elemento elástico. Delante, la barra estabilizadora de tipo convencional sirve a la vez como elemento de geometría, actuando a modo de brazo de reacción.

Seat 127 Comercial 4Los frenos, que combinan la respuesta instantánea de los tambores posteriores con la resistencia y progresividad de los discos delanteros, cuentan con un doble circuito hidráulico de accionamiento. En cuanto a su potencia y resistencia, baste saber que discos y pinzas empleados en el tren anterior son los mismos que equipan a los modelos superiores de la misma marca, de mayores prestaciones y, por supuesto, peso mucho mayor.

La dirección de cremallera, muy precisa y rápida a la vez que de suave accionamiento, constituye una de las mejores bases de su extraordinaria manejabilidad; por supuesto, y siguiendo una tónica generalmente aplicada en la estructura del coche en cuanto al cuidado de la seguridad, la columna de dirección está articulada en dos puntos. Las articulaciones no precisan de ningún tipo de mantenimiento, al ser de tipo "for life".

El precio franco de fábrica, 122.070 pesetas, es prácticamente idéntico al de la versión 2 Puertas, pero su carácter de vehículo comercial, exento de Impuesto de Lujo, hace que el precio total de adquisición, incluyendo el seguro obligatorio, no alcance las 130.000 pesetas, cifra verdaderamente razonable; dada la utilidad de este versátil y brillante vehículo.

Seat 127 Comercial 3

Fuente: AUTOPISTA Nº 825, 30 de Noviembre de 1974.

Comentar este post