Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PRUEBA: Peugeot 205 SRD

Publicado en por tiempodeclasicos

205-srd-4.jpg

VIRTUDES

  • Motor excepcional.
  • Comportamiento sano.
  • Consumos recortados.
  • Prestaciones notables.

DEFECTOS

  • Desarrollos largos.
  • Suspensión ligeramente blanda.
  • Instrumentación escasa.
  • Asientos poco envolventes.

Los automóviles dotados de propulsores de ciclo diesel han experimentado un gran crecimiento, en lo que a ventas se refiere, durante los últimos años. Es por ello por lo que los fabricantes se van ocupando cada vez más de mantener una buena oferta en este tipo de vehículos. En un principio eran las berlinas grandes las que se dotaban de motores diesel, pero ahora, cada vez van surgiendo más coches pequeños equipados con grupos motrices de gas-oil.

En España, la oferta de los pequeños polivalentes diesel es todavía un poco reducida, pero no por ello deja de ser interesante. La llegada del competitivo 205 Diesel va a suponer un gran empujón de ventas para este modelo, y más teniendo en cuenta las buenas características que ofrece este automóvil en cuanto a consumos y prestaciones. El potente motor XUD7 es todo un prodigio mecánico, que hace olvidar que se está conduciendo un vehículo de gas-oil, convirtiendo al 205 en un veloz y económico devorador de kilómetros.

ESTETICA: IDENTICAS LINEAS

La moderna y estilizada línea del 205 no ha necesitado ninguna reforma para la incorporación de la nueva mecánica que equipa esta versión. Se mantiene, por tanto, la conocida silueta intacta, con el mismo atractivo y la misma figura, con lo que el 205 sigue resultando atrayente. El diseño, realizado por Pininfarina, que tan numerosos elogios se ganó en su nacimiento, destaca por la redondez que ofrece, que contribuye al logro de una aerodinámica espectacularmente funcional.

La versión probada es, estéticamente, igual al 205 SR. No se han introducido variaciones. Las llantas son las mismas y en el mismo ancho, y la única diferencia que existe exteriormente entre el SR y el SRD son las siglas, que como en todos los 205 van colocadas en el portón trasero.

La favorable aerodinámica de que goza el modelo de Villaverde es la causante de que, con el mismo motor que el Visa, el 205 logre unas prestaciones y unos consumos mejores que los del automóvil de Citroën. Así, con mecánicas iguales, ambos modelos se diferencian, principalmente, en el mejor coeficiente de penetración que tiene la carrocería del recién nacido diesel de Peugeot, que se convierte, gracias a esto, en el vehículo más rápido de su categoría. Supera, incluso, a coches del segmento inmediatamente superior, en función de la buena armonía que hay entre el potente motor y la aerodinámica.

205-srd-2.jpg

INTERIOR: NO HAY VARIACIONES

Tampoco en este apartado existen diferencias entre el SR y el SRD. Se incluye en el vehículo diesel todo lo que se incorporaba en la versión de gasolina, y en las mismas condiciones. Por tanto, en la lista de opciones nos encontramos con los elevalunas eléctricos y el cierre centralizado, aunque es muy posible que, en breve, a estos dos elementos se sume el aire acondicionado, al que ya se puede acceder en la versión GT.

Los asientos siguen en las mismas condiciones. Destacan su corta banqueta y la poca envolvencia que ofrecen los respaldos delanteros, pero, por lo demás, con respecto a la comodidad, la situación es la misma.

Las plazas posteriores son amplias y confortables, estando el respaldo partido en mitades asimétricas, lo que posibilita que se pueda aumentar la capacidad del maletero que, por otra parte, es uno de los que más espacio tiene entre los pequeños polivalentes.

La carrocería de cinco puertas, acompañada del motor diesel, convierte el 205 en uno de los «pequeños» más completo del mercado. Su enfoque es eminentemente familiar, aunque no por ello deja de tener una imagen joven. Con la configuración de SRD el acceso al interior es mucho más fácil que en las versiones de tres puertas, que se quedan reservadas para los usuarios más fogosos y dinámicos.

205-srd-3.jpg

MOTOR: MARAVILLA ECONOMICA

Como es lógico, lo más importante de este nuevo producto de Villaverde es el motor. Este propulsor ya había destacado en el Visa Diesel, y ahora, hace del 205 una pequeña berlina rápida y económica. Su elasticidad y potencia se aprecian en cuanto comenzamos a rodar con este vehículo. Responde bien a cualquier régimen, y aun en las condiciones más difíciles hace gala de una garra más propia de un grupo motriz de gasolina, que nos permite olvidar que vamos a bordo de un pequeño diesel.

Pasando a las cifras, éstas son dignas de elogios. Los 60 CV. que alcanza el XUD7 a 4.600 r.p.m. se manifiestan claramente en el 205, por lo que las aceleraciones son destacables, al igual que la velocidad punta. El par máximo de este motor es también notable. Los 11,2 kgm. a los que llegamos a 2.000 r.p.m. quedan bien patentes, aportando una gran elasticidad a todo el conjunto, que se ve un poco condicionado por los largos desarrollos que se han introducido en la caja de cambios. De todas formas, a pesar de esto, el 205 SRD es un automóvil ágil y rápido, aunque podría serlo más si las relaciones de cambio fueran un poco más cortas. La potencia y la elasticidad hacen que el motor sea capaz de mover los desarrollos con una gran facilidad, pero se aprecia un poco de pereza rodando en quinta, lo que obliga a cambiar a cuarta cuando nos encontramos con cuestas u otros accidentes si se quiere rodar todo lo deprisa que puede permitir este motor.

AL VOLANTE: LO MISMO

De nuevo, lo más destacable en este apartado vuelve a ser la poca instrumentación de la que está dotado el 205. En el SRD no se ha incluido casi nada nuevo. Aparte del lógico chivato de precalentamiento de las cámaras de combustión, sólo se aprecia un nuevo indicador que nos informa de la aparición de agua en el depósito de carburante, o de que el combustible está en malas condiciones. Por lo demás, todo sigue igual. No hay cuentavueltas, ni tampoco manómetro de aceite ni reloj de temperatura de agua, quedando la instrumentación bastante corta. Los numerosos testigos que aporta el estado del vehículo tienen, además, una difícil lectura cuando el tiempo es soleado, lo que lleva a poner especial atención para acceder a las informaciones necesarias.

Las palancas de luces, intermitentes, etcétera, que se han montado en el SRD no son las mismas que las utilizadas en el SR. En la versión diesel se ha recurrido a las que llevan el Visa y el Solara, que son tan cómodas de accionamiento como las otras. Del manejo de la dirección, pocas cosas nuevas se pueden decir. Solamente cabe apuntar que resulta un poco más pesada en parado, dado el mayor peso que tiene el motor diesel con respecto a los de gasolina. En marcha, la facilidad de manejo asombra, y resulta suave y precisa.

COMPORTAMIENTO: DOCIL Y SANO

Poco se puede decir que no se haya dicho ya del comportamiento del 205. Las buenas condiciones de este modelo permiten que el comportamiento sea bueno. Las suspensiones son ligeramente blandas, aunque el equilibrio entre confort y estabilidad está logrado. El coche es ágil en cualquier tazado y, además, se introduce bien en todo tipo de curvas. Su comportamiento, sano y dócil, permite fallos, como la mayoría de los tracción delantera. No hay problema alguno a la hora de rodar a fuerte ritmo, estando el límite muy alto, por lo que resulta bastante difícil darse algún susto con este automóvil. En curvas lentas aparece un ligero subviraje, como en sus hermanos, pero se corrige fácilmente y es divertido. En ningún momento se nota la diferencia que podría aportar la mecánica diesel, ni existe falta de potencia, por lo que se puede rodar igual de rápido o más que con las versiones de gasolina.

Las suspensiones no han variado. Siguen con la misma configuración que se ofrecía en el SR. Es por ello que la similitud de comportamiento hace olvidar que vamos a bordo del SRD. Esto ocurre también con los frenos, que son iguales.

PRESTACIONES: ESPECTACULARES

De espectaculares se pueden calificar las prestaciones de este automóvil de Peugeot. Sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un coche con motorización diesel. Los datos arrojados por las pruebas ponen de manifiesto las buenas condiciones que tiene este grupo motriz que, además, no es excesivamente sediento, sino todo lo contrario.

Tanto en aceleraciones como en velocidad punta, el 205 SRD se pone a la par e incluso supera a muchos coches de su segmento, pero de gasolina, lo que hay que agradecer a su potente motor de 60 CV. En las recuperaciones también ocurre una cosa parecida, aunque el largo desarrollo final de la quinta velocidad hace que la elasticidad en esta relación no sea todo lo buena que podría. 

Velocidad máxima (en 5.ª)

157,2 km/h

Aceleración

 

   1.000 metros salida parada

36,2 segundos

   De 0 a 100 km/h

15,6 segundos

Recuperación

 

   De 40 a 100 km/h en 4.ª

22,29 segundos

   De 40 a 100 km/h en 5.ª

32,33 segundos

CONSUMOS: TODO UN FENOMENO

Verdaderamente, y con las prestaciones que es capaz de alcanzar el 205 SRD, los consumos son una maravilla. El motor XUD7, secundado por la aerodinámica del modelo de Villaverde, se convierte en un fenómeno económico. Aun rodando a un fortísimo ritmo o en el entorno urbano con una conducción alegre, las cifras no se disparan, como se puede apreciar en el cuadro adjunto. El bajo consumo aportado por este modelo le convierte en uno de los polivalentes más baratos del mercado. 

A 90 km/h

4,00 l/100 km

A 120 km/h

5,50 l/100 km

Conducción rápida

8,18 l/100 km

Recorrido ciudad

7,78 l/100 km

Promedio prueba

7,95 l/100 km

Capacidad depósito combustible

50 litros

Autonomía media

628 km

CONCLUSION: RAPIDO, BONITO Y BARATO

El modelo hoy analizado nos ha dejado plenamente satisfechos. Sus condiciones le convierten en un apetitoso «manjar» que, además de gozar de un bonito diseño, ofrece unas prestaciones y unos consumos muy destacables, unidos a la robustez mecánica que tiene el motor diesel que monta. Con el precio al que se ofrece en el mercado nacional, que ronda las 900.000 pesetas F.F., el 205 SRD puede llegar a convertirse en un coche líder dentro de su categoría.

205-srd-5.jpg

SUS RIVALES

CITROËN VISA 17 RD

FIAT UNO DIESEL

FORD FIESTA 1.6 D GHIA

SEAT IBIZA 1.7 D

Este modelo, que cuenta con un precio muy próximo al del 205 SRD, monta el mismo motor que este último. Sin embargo, y gracias a unas relaciones del cambio más cortas, su comportamiento es algo más vivo, sin ser necesario abusar del cambio para conseguir moverlo con brío. Sus únicos defectos están en el lado estético, pues además de contar con una carrocería no muy agraciada, su interior no es tan acogedor como el del modelo de Villaverde.

A pesar de provenir del mercado de la importación, el Fiat Uno cuenta con un precio muy competitivo en comparación con el que tendrá el 205. Su carrocería, aunque con distinto diseño, es igualmente funcional. En cuanto al motor, el hecho de que desarrolle sólo 45 caballos le pone en inferioridad de condiciones a la hora de enfrentarse al modelo de Peugeot. De todos modos, está respaldado por un enorme éxito de ventas en toda Europa.

El automóvil de Ford, con un precio cercano al millón doscientas mil pesetas, cuenta con la ventaja de poseer un magnífico nivel de equipamiento, que le hace algo más acogedor y lujoso que el 205. Sin embargo, tiene el inconveniente de no estar disponible en versión de cinco puertas. En cuanto a motor, los 54 caballos que desarrolla se ven descompensados por una caja de cambios cuyos desarrollos hacen del Fiesta un coche tranquilo e incluso perezoso.

El tan «cacareado» primer automóvil totalmente español está, también, disponible en versión equipada con motor diesel de 1,7 litros. El Ibiza cuenta, pues, con un propulsor que desarrolla la cifra de 55 caballos que, unida al peso en vacío de la carrocería, hacen de él un coche algo lento. Sin embargo, ofrece como contraprestación unos consumos muy recortados y una capacidad interior formidable.

 

CARACTERISTICAS TECNICAS

MOTOR: Tipo: cuatro tiempos diesel. Posición: delantero transversal inclinado. Número de cilindros: 4 en línea. Material del bloque: fundición. Material de la culata: fundición. Apoyos del cigüeñal: cinco. Árbol de levas: en cabeza. Mando del árbol: por correa dentada. Válvulas: dos por cilindro, paralelas y accionadas balancines. Diámetro por carrera: 80 x 88 mm. Cilindrada: 1.769 c.c. Relación de compresión: 23 a 1. Potencia máxima: 60 CV a 4.600 r.p.m. Potencia especifica: 34,09 CV./L Par máximo: 11,4 mkg. a 2.000 r.p.m. Velocidad media del pistón: 13,49 m/s. a 6.400 r.p.m. Régimen máximo: 4.500 r.p.m. Alimentación: bomba inyectora. Lubricación: bomba de engranajes. Refrigeración: por agua.

TRANSMISION: Tracción: delantera. Embrague: monodisco en seco. Transmisión primaria: por engranajes. Caja de cambios: manual de cinco velocidades. Relaciones: 1.ª, 0,302;.2.ª 0,5313; 3.ª 0,7813; 4.ª 1,032; 5ª 1,321. Grupo cónico: 0,2787. Desarrollo final: 38,12 km/h. a 1.000 r.p.m. en 5.ª.

FRENOS: Mando: mecánico, con servo y corrector de frenada. Circuito: doble independiente. Delanteros: discos macizos. Traseros: tambor.

SUSPENSION: Delantera: McPherson, con amortiguadores, muelles helicoidales y barra estabilizadora. Trasera: independiente, con brazos oscilantes, amortiguadores y muelles helicoidales.

DIRECCIÓN: Tipo: cremallera. Vueltas de volante entre topes: 3,8. Desmultiplicación: 21,1 a 1. Diámetro de giro: 9,9 m.

INSTALACION ELECTRICA: Batería: 12 V 33 Ah. Alternador: 770 W, 55 A.

RUEDAS: Llantas: de chapa estampada en medida 5 x 13". Neumáticos: 165/70 SR 13.

CARROCERIA: Peso en vacío: 860 kgs. Peso máximo: 1.280 kgs. Sobre el tren delantero: 529 kgs. Sobre el trasero: 331 kgs. Distancia entre ejes: 2,42 m. Vía delantera: 1,36 m. Vía trasera: 1,31 m. Longitud total: 3,70 m. Anchura total: 1,70 m. Altura total: 1,37 m.

 

Fuente: VELOCIDAD Nº 1243, 25 de Julio de 1985.

Texto: F. Gómez.

Comentar este post