Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PRUEBA: Seat 1430

Publicado en por tiempodeclasicos

 

1430-1.jpg

VIRTUDES

  • Excelente reprise.
  • Buenos frenos.
  • Confort interior muy cuidado.
  • Precio razonable.

DEFECTOS

  • Dirección un poco pesada.
  • Maletero sin apertura automática.
  • No tiene el servofreno del 1500.
  • Amortiguación algo blanda.

Ante el gran éxito del modelo 124, y la aceptación del 125 en Italia, la Sociedad Española de Automóviles de Turismo decidió iniciar la fabricación de un modelo superior al 124, que tan gran aceptación había tenido en España, pensando desde un principio que en cuanto a carrocería y motor convenía un modelo intermedio entre el 124 y el 125, y que fue denominado, de acuerdo con su cilindrada: Seat 1430. Nada más iniciarse su venta, el modelo acaparó la atención del mercado nacional pasando inmediatamente a ser el coche más codiciado del usuario español, que le premió con el título de "coche del año".

1430-2.jpg

INSPECCIÓN A COCHE PARADO

Exteriormente, el 1430 agrada, y más que agradar encanta a sus futuros propietarios, y a muchos más que desearían llegar a serio. La sugestiva anea del 125 ha sido revisada, corregida y cambiada hasta lograr este recogido modelo, en el que muchos de sus componentes son detalles de verdadero lujo. Inicialmente se dudó en cuanto a la disposición de la calandra frontal, en la que había dos opciones de faros: la de dos faros dobles alojados en el frontal y la del 125 con un montaje doble y una parrilla distinta.

A diferencia con el modelo italiano, se montó en España una solución original y más estética realmente. En el interior todos los detalles han sido cuidados, y así vemos una tapicería confortable, a la vez que útil, a base de imitación de cuero en los laterales y paño en la zona central, que unida al excelente confort de las butacas delanteras, regulabas en profundidad y en la altura del respaldo y a los cómodos apoya-brazos laterales nos da una favorable impresión respecto al confort del 1430.

El tablero de mandos es muy completo y nos agradan las innovaciones, como el limpiaparabrisas de acción intermitente cada 6 segundos, muy útil tanto para días lluviosos como para cuando sólo "chispea"; el reloj eléctrico que junto con un "chivato" del freno de mano son una prueba innegable del refinamiento de este modelo. Lo único que hemos echado en falta y que nos ha extrañado no posea un automóvil de esta categoría es un antirrobo, que no cuesta prácticamente cuando se montan en serie.

Otro de los detalles que revelan esa eterna lucha de las casas de automóviles hacia el confort nunca satisfecho, es la original postura del claxon que puede ser accionado sin dejar las manos del volante, hecho muy frecuente y harto desagradable en zonas de curvas y lo mismo en la población, en donde hay que dejar de conducir con las dos manos para buscar el pulsador de la bocina, o hay que intentar que se produzca el contacto en los aros del volante que accionan el claxon. De especial interés para las familias numerosas, o jóvenes matrimonios con amplio ropero a su disposición, es la gran capacidad de la maleta, en la que sin dificultad caben 5 ó 6 maletas y un sinfín de pequeños bultos. En fin, como final de esta vuelta alrededor del 1430, nos fijaremos, como no, en sus excelentes montajes dobles de faros y en sus eficaces y decorativos intermitentes traseros que están respaldados, otro interesante detalle, por un discreto y útil faro de marcha atrás.

1430-3.jpg

RENDIMIENTO

Desde el punto de vista mecánico, el Seat 1430 es un modelo profundamente clásico; nada hay en él sino una depurada técnica basada en la experiencia y en los excelentes resultados, que tal o cual sistema han dado en los muchos modelos de la marca. Por ello, el 1430 tiene tracción trasera con el motor delante y con cala de cambios lógicamente a continuación del motor. El motor es robusto; un cuatro cilindros en línea, con cigüeñal de cinco puntos de apoyo y culata en aluminio, que va alimentado por un carburador Bresel 32 de doble cuerpo y que con una compresión de 9:1 desarrolla 70 CV DIN a 5.400 r.p.m., que le permiten alcanzar con facilidad los 150 Km/hora, y con carreteras idóneas hasta 170. Una de las principales características del motor es su gran potencia a un régimen bajo de vueltas, en el que sin saltos, tirones ni brusquedades impulsa al vehículo con un reprise siempre notable; lo que unido a la robustez en sí del motor, le confiere una notable resistencia y seguridad en su funcionamiento.

1430-5.jpg 

VELOCIDADES

El Seat 1430 es un coche rápido, muy rápido para muchos de sus propietarios que han pasado de un utilitario a éste o de aquellos que compran el 1430 como primer automóvil. Por ello, la primera impresión conduciendo el modelo, es de sentirse casi atónito, admirado, complacido y prudente o temeroso según se considere sus propias fuerzas para conducir el automóvil. Sin embargo, hasta el temeroso se irá dando cuenta de la facilidad de su manejo a la que ayuda sin duda su "tirón" a bajas vueltas, lo que no nos obliga a tener que revolucionar mucho el coche, que siempre es enojoso.

En cuanto a las performances que hemos logrado con el 1430 hablan por sí mismas: 36" 3/10 en el kilómetro salida parada y 162 Km/hora de velocidad máxima alcanzada con dos personas a bordo y un ligero vientecillo que a lo sumo nos ayudó en 2 ó 3 Km/hora de más, indican a todos los amantes de la velocidad, así como a aquellos que quieran dedicarse al automovilismo deportivo, en el cual recientemente ha sido este modelo inscrito y homologado en grupo 1º, cuáles pueden ser las posibilidades del 1430 tanto en carretera como en la vida de la competición, en la que tiene un largo palmarés.

Dado que es un coche que da la máxima potencia ya a relativamente pocas vueltas (6.000) en carretera, y sin forzar nada la robustez mecánica, se logran medias muy elevadas, de las cuales la más adecuada es la de 120 Km/hora, por ser éste el límite en que aún no se abre el segundo cuerpo del carburador, lográndose por tanto en este punto la máxima velocidad con el mínimo consumo, que es lo que en definitiva buscan todos: constructores y usuarios.

CAJA DE CAMBIOS

La caja de cambios del 1430 es suave y bien escalonada. Es la misma que en el 124, aunque las relaciones de cambio se hallan modificadas, en particular con la adopción de relaciones más cerradas que ayudan a las aceleraciones; sin embargo, creemos que la segunda velocidad es demasiado corta y que en detrimento de las performances se podría conseguir una mayor curva de utilización con una marcha más larga. La palanca de cambios está situada muy convenientemente y cerca del volante. El embrague es excelente, progresivo y un poco alto, o sea que tiene un largo recorrido. En ciudad, la elasticidad del coche es siempre perfecta y aun en marchas largas acelera sin sobresaltos. El cambio de marchas es bueno.

1430-4.jpg 

SUSPENSIÓN

La suspensión delantera es a ruedas independientes con muelles helicoidales y amortiguadores telescópicos, y la trasera está formada por un eje rígido con una barra transversal tipo Panhard, a la que se la han añadido dos nuevas barras de reacción longitudinales con las que se supera en mucho la estabilidad del modelo anterior. La suspensión del 1430 es excelente e incluso blanda, y esto es una ventaja, pues de esta manera absorbe mucho mejor todos los obstáculos naturales, incluso en los temibles empedrados. Si hacemos marchar el coche muy desviado a la derecha, en carreteras secundarias y metemos las ruedas delantera y trasera derecha sobre las "mordeduras" del asfalto a la cuneta, en esos desniveles tan violentos veremos todo lo que absorben los amortiguadores. En cuanto al confort de los pasajeros, aun en largos viajes, es excelente, no viéndose los ocupantes de los puestos traseros molestados por ningún balanceo del coche.

DIRECCIÓN

El Seat 1430 posee una dirección muy cómoda en orden de marcha. El tipo de dirección es el de tornillo y rodillo. En ciudad, las maniobras de aparcar resultan más trabajosas que cuando se circula por carretera libre, debido al peso del motor. La dirección del 1430 está bastante desmultiplicada y su efecto es auto-centrante, o sea, la fuerza que mueve el volante a ponerse en el mismo sentido de la marcha normal de un vehículo es suficientemente fuerte a nuestro modo de ver. En ciudad, tenemos la ventaja además, de un radio de giro bastante escaso, que en un automóvil de 4 metros, se traduce en una sensible facilidad para aparcar en los huecos de tamaño medio. El volante es de proporciones discretas y bastante fino y cómodo de manejar.

FRENOS

El capítulo de los frenos, el Seat 1430 lo cumple más que sobradamente. A pesar de que éstos son los mismos que equipan los frenos delanteros del 850 Especial y Coupé; la frenada del 1430 es de las más sobrias y seguras. Es sumamente progresiva y en ningún momento el coche se desvía, aun cuando ésta sea esporádica y a golpes. Tampoco tiene tendencia, como ocurre en otros coches, a frenar más de un lado que de otro. Por otro lado, el fenómeno del "fading" o recalentamiento de los frenos no suele ocurrir cuando los frenos han sido duramente solicitados, como en una bajada, ni se nota una cierta blandura en el treno. En cuanto al servo-freno, actúa por depresión, lo cual exige más trabajo que el que monta de origen el Seat 1500. A pesar de estos pequeños detalles, la frenada del 1430 es muy fuerte, cayendo el usuario frecuentemente en el error de hinchar poco las ruedas, lo cual siempre es perjudicial.

ESTABILIDAD

Dado lo medido de la carrocería, este coche se inscribe perfectamente en los virajes, donde una vez rebasado el motor, que es donde más peso lleva lógicamente el coche, se puede considerar que ha pasado todo el coche; por eso, la técnica de conducción es similar a los tracciones delanteras. En piso mojado, el 1430 da una ligera sensación de "flotar". Por ello, si bien en seco el coche admite toda clase de "tirones" del volante, en mojado no es conveniente hacerlo demasiado de prisa. En carretera virada y de montaña, el 1430 se maneja excelentemente, ya que su perfecta visibilidad permite al conductor apurar al máximo las estrecheces de las carreteras, y gracias a su potencia en baja puede circular en sitios virados en 3ª y 4ª velocidad con el consiguiente ahorro de consumo.

CONSUMO

Antes de pasar al capítulo de "gastos" de gasolina hay que recordar las prestaciones de este coche que, si no son de tipo deportivo, para el mercado nacional son de las más altas. En carretera de tipo "Redia", con una velocidad crucero de más de 110 Km/hora, el Seat 1430 consumió 9,2 litros, mientras que en carretera de montaña, muy virada y en donde tuvimos más de una vez que utilizar la segunda velocidad, la cifra ascendió a 10,8 litros. Esto es debido principalmente a que en carretera y a velocidad crucero casi nunca entra en acción el segundo cuerpo del carburador.

En ciudad, sin embargo, y dado que la segunda velocidad es un poco corta, el consumo ascendió a 12,1 litros. De todas maneras, estas cifras pueden mejorarse mucho con un tipo de conducción economizando gasolina, pero nosotros lo hemos hecho normalmente saliendo de prisa en los semáforos y conduciendo por las calles de Madrid, por el centro, o sea, en circunstancias pésimas.

1430-6.jpg

Fuente: Volante Nº 22.

Comentar este post