Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

PRUEBA: Mazda 1200

Publicado en por tiempodeclasicos

PRUEBA: Mazda 1200

Fuente: CORSA Nº105, Abril de 1968.

UN COCHE CON PERSONALIDAD

Un nuevo producto del potencial automovilista del Japón. El Mazda 1200 sedan presenta nuevas características técnicas, estilísticas y de seguridad. Un rival más para la industria europea 

PRUEBA: Mazda 1200

La Toyo Kogyo Company Limited, de Hiroshima, Japón, acaba de presentar al público y poner a la venta un nuevo modelo de la línea Mazda, que sigue los lineamientos establecidos por el primer ejemplar de la marca, el Mazda 1000 Sedan. El nuevo modelo es el 1200 Sedan, y su denominación numérica coincide con la capacidad cúbica del motor, anticipándose que el nuevo producto japonés es un cuatro puertas de los llamados "de luxe", en el cual se ha prestado especial atención a sus condiciones de seguridad y en su capacidad de desarrollar altas performances. 

Cuando en noviembre del '67, Toyo Kogyo introdujo el sedan Mazda 1000, éste fue muy bien recibido no sólo en el Japón sino en todo el mundo, por su sobresaliente "styling", velocidad, comodidad, seguridad y economía, de manera que aún se sigue produciendo con las mismas características con que fue presentado en aquella oportunidad, alcanzando recientemente un nivel de producción que supera las siete mil unidades por mes. 

Pero no hay nada que hacerle; a la gente le gusta entrar a un salón de exposición.de un concesionario de automóviles para elegir entre varios modelos -aunque la mayoría termine comprando siempre el más "económico"- y los gustos de la clientela deben ser siempre complacidos. Fue para satisfacer las demandas del público y para ganar mercados en el exterior, que Toyo Kogyo se vio precisada a construir el hoy flamante sedan Mazda 1200. 

PRUEBA: Mazda 1200
PRUEBA: Mazda 1200

El interior de este coche es de una terminación llamativamente buena, dadas las reducidas dimensiones de que se dispone, y tanto el tablero y el volante como el tapizado de los asientos y el piso aparentan ser de lo mejorcito, mientras que la terminación de las puertas no llega a ser tan convincente. Las dos butacas delanteras son reclinables y vienen equipadas, ya de norma, con apoyacabezas científicamente estudiados, no con el fin de apoyar el "coco" mientras se conduce -posición bastante incómoda y poco natural- sino para que, dado el caso de una colisión trasera, la nuca no tienda a vencerse hacia atrás como consecuencia del impacto, evitando así la clásica fractura del atlas con el occipital, comúnmente denominada "desnucamiento". Para completarla, estos asientos traen también como equipo de norma, un cinturón o arnés de seguridad con tres puntos de anclaje para cada ocupante. Cristales de seguridad laminados para el parabrisas, y un casco de concepción muy moderna, contribuyen con los detalles antes mencionados para llenar la correspondiente cuota de seguridad para el pasajero, punto éste al que todos los fabricantes, en estos últimos tiempos, le están "dando tupido y a la cabeza". ¡Ahí un detalle para los tintoreros corsaiolos: fijarse en foto, "honolable palanquita en pishito". 

El nuevo Mazda lleva montado un motor de reciente diseño, de cuatro cilindros, 1200 centímetros cúbicos, refrigerado por agua, árbol de levas a la cabeza, block de aleación de aluminio, y que desarrolla un máximo de 68 HP y un torque tope de 9.6 kgm. 

PRUEBA: Mazda 1200

En materia de performance, el Mazda 1200 es capaz de recorrer un cuarto de milla -cuatro cuadras- en 18.9 segundos, debiendo acelerar para lograr dicha marca hasta los 145 km/h, puesto que la prueba se realiza con partida detenida. Además, el nuevo Mazda puede trepar pendientes de hasta 30,48 grados de inclinación, y su radio mínimo de giro es de sólo cuatro metros, pudiendo acotar a estos datos que se trata de un automóvil de magníficas condiciones de maniobrabilidad y tenida, quizá superior en estos aspectos a cualquier de sus competidores en la clase que agrupa a los coches de 1200 cc. 

Las líneas exteriores del Mazda son un testimonio material del adelanto japonés en materia de diseño y fabricación de automóviles, porque en ellas se puede apreciar un diseño muy personal y propio, desprovisto ya de los vicios de "styling" foráneo que cargaban todos los autos japoneses de hasta hace poco tiempo, e integrando así la primera ola de coches nipones con auténtica personalidad. La parrilla es simple y muy agradable y se combina con un par de faros de corte cuadrado y un paragolpes envolvente en forma de "U" que hacen muy atrayente y personal el aspecto de la trompa. Las partes trasparentes son de una amplitud bastante fuera de lo común, y la ausencia de "chiches" en los flancos contribuyen a la sobriedad y elegancia del conjunto. 

PRUEBA: Mazda 1200

Comentar este post